4 Planes Imprescindibles que hacer en Carranza

4 Planes Imprescindibles que hacer en Carranza

El Valle de Carranza es un lugar privilegiado por su historia y vegetación exuberante que, sin lugar a duda, aporta un toque especial a la zona. Así pues, nos alegra enormemente poder abrir este post con indicaciones para que tus planes sean únicos y quieras volver, una y otra vez, hasta consumirlos todos.

Una ruta por la naturaleza

Montaña y vegetación… El denominador común en este inmenso valle, con una flora y una fauna que son, literalmente, increíbles. Mucha gente desconoce el tesoro oculto de Encartaciones (comarca en la que nos encontramos), es el Valle de Carranza – Karrantza Harana, un lugar idóneo para descansar y disfrutar de la madre naturaleza, de la llamada de la tierra. Carranza está constituido por numerosos barrios como Molinar, Ambagasuas o Concha, entre otros.

¿Dónde estamos situados?

Nos encontramos en lo más profundo de Bizkaia y queremos descubrirlo de punta a punta, queremos sacarle todo su jugo y, por ello, planteamos alguna interesante opción. Todo depende de lo aventureros que nos sintamos, por lo que hablaremos de un perfil medio, sin extremos. Vamos a adentrarnos un poco más:

  • Rutas a pie – Senderismo: Son muchas las opciones que barajamos para poder dar un recorrido por Carranza, sin perdernos o sí, según nos interese, dentro de su basta vegetación. Existe la opción de bordear todo el valle por sus montes, pero prepara una buena mochila y piensa en hacerlo por etapas, será duro, aunque espectacular para los sentidos. Podemos iniciar en un lugar increíble como nuestro Balneario Casa Pallotti, donde haber podido prepara la ruta y haber cargado pilas, rodear las montañas subiendo por Ranero y bordeando este genial paisaje. Dependiendo de lo largo que lo queramos hacer, o dejarnos caer por los impresionantes Montes de Ordunte, dignos de visitar.
  • Rutas en bicicleta: ¿Carretera o montaña? Podemos marcarnos una ruta con varios puertos de montaña como el del Suceso, patrona de Carranza, o adentrarnos en las rutas antes comentadas, monte a través. Muy bueno poder realizar el paso por los Montes de Ordunte en bicicleta, merece la pena, es un fijo si eres de dos ruedas.

Historia y cuevas como día perfecto

Resulta que se muestran ante nosotros una cuevas impolutas, inmensas y perfectamente cuidadas, únicas en Europa por la constitución de sus estalactitas… ¿Qué más podemos pedir?

Cuevas de Pozalagua

Subiendo, dirección Ranero, dejando atrás este bonito pueblecito, vemos cómo comienza a coger todo forma. Nos encontramos con unas vistas de postal, para regalar, para soñar y para no olvidar jamás, estamos camino de las Cuevas de Pozalagua. En el exterior, zona del Parketxea, un auditorio que hace volar nuestra imaginación a representaciones teatrales, música en directo y un largo etcétera. Todo ello, resultado de una de las voladuras de la cantera que muestra en esta cara de la montaña un aspecto esculpido mano a mano entre el ser humano y la naturaleza. En su interior, metros y metros cuadrados de inmensidad, unas cuevas que tienes que visitar y admirar, para luego contar y volver a admirar. Como recomendación, la sala de Versalles, la zona más increíble y atractiva. Toca verlas, no hacemos más spoiler.

Historia de Karrantza

Como decíamos, hay numerosas opciones, entre las que incluimos la fábrica de Dolomitas, Iglesia de Biañez o casas de indianos. Fueron numerosos los habitantes de Karrantza los que marcharon a “hacer las américas” y, posteriormente, volvieron y mostraron sus ganancias al pueblo, dotándolo de estas construcciones tan originales y particulares. La Iglesia de Biañez, un templo digno de ver.

Balneario Casa Pallotti – Termas de Molinar

Mención especial a nuestro Balneario favorito, con sus aguas termales, y una historia digna de análisis, como se puede ver en uno de nuestros posts donde la desgranamos. Enclavado en el Barrio Molinar de Carranza, dando nombre a las «Termas de Molinar«, sus aguas han visto balneario, refugio, banco de sangre, aguas públicas para el pueblo en época de escasez, internado, escuela hogar… Un sinfín de caras las que guarda Balneario Casa Pallotti – Termas de Molinar, donde en la actualidad puedes venir a pasar tus vacaciones, un día en pareja, en familia o con amigos, realizar eventos de todo tipo e incluso tu boda soñada. Por supuesto, disfrutar de unas aguas únicas, para las articulaciones (reumatismos), vías respiratorias y piel.

Baños termales en un Balneario centenario

Sumergiéndonos de lleno en las aguas de Balneario Casa Pallotti – Termas de Molinar, donde las aguas son el mayor poder y la mayor fortaleza, vemos la opción de vivir un día de relax, un día para ti.

Familia, pareja y amigos

Nos encantan los planes con la familia, con nuestra pareja o con amigos, queremos aprovechar los días al máximo, exprimirlos y que el tiempo pase lento y muy intenso. Sabemos que un simple chapuzón en una piscina termal, con un paseo por unos terrenos infinitos, hacen que salivemos incluso, pero… ¿Y si introducimos un masaje o un circuito termal? Entonces, el resultado dura días o semanas. Nos gusta relajarnos y compartir esos momentos con nuestra gente, se está genial.

Balneario con masajes y circuitos

Un masaje relajante de cañas de bambú, uno hawaiano con aceites calientes o un descontracturante con aceite de romero si tenemos algún dolor. Unos fangos calientes o un programa de aromaterapia de… ¿chocolate o cereza? Oye, o unos chorros, un baño de vapor o unas duchas. ¿Y relajarnos en una bañera natural con más de 100 años de antigüedad, con agua sin cloro? Pues eso, que tienes que dejarte caer por este paraíso terrenal, al alcance de toda persona con ganas de vivir más y mejor Visita nuestro Balneario >>

Por ello, si aprovechas y te quedas unos días, fijo que le sacas más provecho a esta delicia de lugar. Conocerlo es repetir y todo carranzano sabe que “los baños” son un lugar especial y con un aroma que te marca y te hace vivir otras épocas, con un toque moderno por su reciente renovación. Un auténtico lugar con encanto de eso que gusta descubrir.

Paseo por la gastronomía. ¿Dónde comer en Carranza?

Nos encontramos en una zona con una tradición culinaria única, sana y variada. Un saber hacer transmitido de generación en generación y que hace doblemente especial el hecho de visitar este pueblo, esta zona.

Queremos reivindicar el Valle de Carranza como cuna de la tradición que, en muchos lugares, comienza a olvidarse. La globalización es genial, nos acerca mucho más a todos, pero contiene numerosos puntos negativos. Ni qué decir que, viajar a Australia o China en horas y vivir su cultura y su gastronomía es una pasada, pero acerca y globaliza los desastres como el que estamos padeciendo desde febrero de 2020.

Volvamos a la gastronomía, que es el tema que nos compete ahora, que ya nos estaba entrando hambre y no queremos que a nadie se le cierre el estómago. Hay que darle vida a los años. Contamos con una tradición milenaria en esta preciosa zona, contamos con la sabiduría de qué y cómo cocinar. Se trata de un equilibrio entre lo sano y lo rico, entre lo apetitoso y lo beneficioso para nuestro cuerpo.

¿Dónde comer en Carranza?

Entre los muchos lugares que se pueden visitar, recomendamos una tendencia que, hoy en día, vuelve a primar en la sociedad. ¿Dónde comer en Carranza? Volvemos a la tradición, a nuestros orígenes, volvemos a querer degustar las recetas de nuestra amoma, de nuestra abuela, las de siempre. La especialidad del Restaurante Pallottienea de Balneario Casa Pallotti >> es, precisamente, la que comentamos. Por ello, contamos con profesionales en la materia que cocinan con cariño y pasión, recetas que pueden parecer simples, en muchos casos, pero son sumamente sabrosas. También hay hueco para imaginar, recetas que forman menús especiales con platos sumamente trabajados como el hojaldre relleno de carrillera con una reducción de vino tinto en una pipeta que insufla la salsa al interior. También, otras como la berenjena rellena de hongos y seitán, para el público veggie, cada día más grande y presente. La sopa de pescado que hace llorar de alegría a algunos (verídico, lo he visto) por acordarse de la sopa de su abuela. Bonitos recuerdos sin duda, en un entorno único, para compaginar un paseo por nuestros bosques, visita a las cuevas o incursión en las aguas del Balneario.

En resumen, Karrantza da para mucho, para muchísimo. ¿Aún no has probado a venir? Tienes 4 planes pendientes, entre otros muchos, porque se trata de un pueblo con una gente increíble, amable, amigable y con ganas de que conozcas la tradición y cariño por hacer las cosas bien. No dejes de visitar el Valle de Carranza – Karrantza Harana.

Historia de un Balneario centenario

Historia de un Balneario centenario

La historia de un Balneario centenario requiere un capítulo expreso que, sin mucho esfuerzo y sin ahondar en exceso en detalles, nos permita sumergirnos, literal y figuradamente, en sus aguas.

Se desconoce el uso antiguo de las aguas del Balneario de Molinar. Sin embargo, en los albores del siglo XVIII ya aparece documentado un vetusto paraje, conocido como “Fumala”, ubicado a corta distancia de donde brotaban las aguas. Topónimo posiblemente relacionado con los vapores que emanaban de las aguas del río en el lugar.

Un Balneario en publicaciones

Los cronistas del siglo XIX se hacen eco del hallazgo de los manantiales termales a finales del siglo anterior.

Algunos testimonios para historia de un Balneario centenario

Maximino Núñez –medico director del balneario de Molinar- escribe en su “Memoria sobre las aguas termales acídulo-carbónicas sin hierro de Molinar de Carranza”, editada en el año 1872:

“… fueron notados los beneficios efectos de estas aguas por un abate francés, que, a consecuencia de acontecimientos políticos habidos en su país, vino a hospedarse en el pueblo de Bollain, distante unos dos kilómetros del sitio donde brotan las aguas, y excitada su curiosidad por la frecuencia con que los ganados tornaban al valle.

Pudo observar que venían a tomar las sales que depositaban las aguas a la orilla del río; prefiriéndolas con gran avidez principalmente en un punto determinado donde exhalaban abundantes vapores las que de allí brotaban, practicó varias pozas, en las cuales se bañaron él.

Algunos vecinos del valle excitados por la curiosidad, tardando poco en conocer los maravillosos efectos que aquellas producían en los tumores que a estos aquejaban, lo cual manifestaron a la autoridad local y dispuso se ensancharan las pozas y se formaran barracas o chozas cubiertas para curiosidad y honestidad de los bañistas”.

Los diferentes puntos de salida de agua

Los manantiales eran varios, situados todos ellos en el lugar de Bosobrón, en la margen izquierda del río Mayor. Los más caudalosos distaban 6 pies uno de otro, dando 145 libras de agua por minuto. Había también otros abundantes a las distancias de 12, 16 y 20 pies de los anteriores. Se trata de los comienzos de la historia de un Balneario centenario.

En el año 1798, por encargo de la Junta y Regimiento del Valle, se hace entrega de unas botellas de agua al Dr. Gutiérrez Bueno, quien llevará a cabo el primer análisis químico de las mismas. Asimismo, se proyecta la construcción de unos pequeños albergues para los bañistas y un puente de piedra sobre el cauce del río para acceder a los mismos.

El cambio de siglo trae aguas nuevas

A lo largo de las primeras décadas del siglo XIX varios fueron los intentos de construcción de una casa de baños, siendo desbaratados todos ellos por las numerosas crecidas de las aguas del río Mayor.

En el año 1930, el ayuntamiento y la diputación del señorío de Vizcaya, ante el lamentable estado de abandono que presentaban los baños, encargan un nuevo análisis de las aguas al licenciado en farmacia D. Juan Higinio de Arenaza. Además, proyectan la construcción de un edificio balneario. Los conflictos políticos de la época y el estallido de la primera guerra carlista malograron el proyecto.

Un Balneario con propiedad

En el año 1845 el ayuntamiento cede a Rafael Guardamino –natural del barrio de Ranero- la propiedad de los manantiales y parte del terreno inmediato a los mismos. Así, pone nombre y apellidos a una parte importante de la historia de un Balneario centenario.

Éste, primero en sociedad con otros acaudalados carranzanos residentes en Madrid, y posteriormente como único propietario, acomete la construcción de un balneario. Inicialmente se procedió al desvío del cauce del río Mayor, construyendo en un breve espacio de tiempo un sólido malecón para preservar los manantiales y el edificio de las impetuosas crecidas del río.

Sobre estas obras Miguel Zapater Jerez (Médico Director del balneario) escribía en 1868: “… se distribuyeron y equilibraron sus manantiales en diez anchurosos cuartos con sus correspondientes pilas. Sus habitaciones aisladas y completamente independientes, dan todas salida a un salón de paseo y espera, que circunda las termas. Sobre estas primitivas y sólidas obras, se levantaba una extensa galería de hospedería con habitaciones en sus costados.

La puerta principal de las termas da salida a una dilatada huerta que sirve de paseo y recreo a los bañistas, en cuyo centro se ostenta un elegante kiosko que cierra la fuente de agua mineral destinada al uso interior o bebida.

Ampliaciones para unas Termas de calidad

Posteriormente, se observó un aumento en la concurrencia, así como las exigencias del más refinado gusto. Por ello, se edificó otro cuerpo de edificio de nueva planta y de muy buenas formas arquitectónicas, que comunicaba directamente con los anteriores. Contenía piso bajo y principal con 32 habitaciones aisladas o dependientes, adornadas con muebles del mejor gusto. Tenía cómodas-escritorios, grandes espejos demarco dorado, lavabos de mármol, camas inglesas con colchones de muelles, mesas de noche etc”.

En el año 1849 el gobierno, por Orden de 6 de agosto, declaraba útiles y medicinales las aguas accidulo-salino del balneario de Molinar. Se nombra director facultativo a D. Hilarión Rugama, que hasta entonces lo había sido de los baños de Azcoitia (Guipúzcoa).

En los años finales de la década de 1890, siendo su único propietario D. Ramón Bergé Guardamino, se ejecutan las obras de remodelación del primigenio edificio del hotel. El otrora levantado por su tío Rafael Guardamino Tejera, sí, el precursor de este artículo «Historia de un Balneario centenario«.

Se reforma y amplia la traza del edificio, siendo encargado de su diseño el arquitecto bilbaíno Severino Achúcarro,. Se encomienda la parte correspondiente al inmobiliario y decorado al conocido tapicero Sr. Elorza.

En el año 1911, tras la muerte de Ramón Bergé Guardamino, su hijo Ramón Bergé Salcedo acomete nuevas reformas, dotando de instalación eléctrica en todo el balneario. También, amplia el parque y adquiere aparatos sanitarios, a la altura de los instalados en los mejores balnearios extranjeros. Se implanta una instalación de cura por la aplicación eléctrica de alta tensión (diatermia).

Nueva y larga vida termal

En el año 1913 se constituye en Bilbao la Sociedad Termas de Molinar de Carranza. Sociedad fundada para la explotación del balneario.

Ese mismo año, aparece publicado en el periódico madrileño “La Época”, con fecha 5 de agosto, un artículo sobre el balneario de Molinar de Carranza:

“… La situación de este balneario es admirable, divisándose desde el espléndido panorama, estando dotado de gran confort, lo cual hace que, unido a la bondad de sus aguas, que están clasificadas entre clorurado-sódicas, variedad bicarbonatadas radioactivas, aumente cada año su ya numerosa clientela.»

Más lejos de un Spa, más que un Balneario

Las aguas de Molinar de Carranza se pueden utilizar en bebidas, baños, duchas, inhalaciones, para lo cual cuenta con una lujosa cámara, inaugurada en 1907, y pulverizaciones.

El eminente doctor Pinilla, ocupándose de la diatermia, en un artículo muy interesante, expresa que este balneario es el único en España que tiene montados aparatos especiales para las aplicaciones locales. Contiene las que se reabsorben exudados que no sean muy antiguos, y desaparecen tumefacciones gotosas o artríticas, entorpecedoras del movimiento.

Alimentación y servicio de alto nivel

«El servicio de cocina tiene fama en toda España; pues para ello la dirección ha cuidado siempre de tener un buen cocinero, capaz de satisfacer al más exigente gourmet. Actualmente se organizan grandes fiestas, y a juzgar por el número de habitaciones pedidas, es bien seguro que uno de los balnearios más concurridos este año ha de ser el de Molinar de Carranza”. Son palabras que favorecen sobremanera a la hora de alimentar la historia de un Balneario centenario como es Balneario Casa Pallotti y su Restaurante Pallottienea.

A lo largo del primer tercio del siglo XX, coincidiendo con su época dorada, acudirán al balneario veraneantes de toda condición económica para tomar los baños. Cita obligada para una parte de la aristocracia y burguesía de la época.

Por el balneario pasaron personajes como D. Antonio Maura (presidente del Consejo de ministros), Sr. Arias Miranda (ministro de Gracia y Justicia), el diputado Sr. Aznar, el Obispo de Vitoria, el Arzobispo Nozaleda, el novelista y dramaturgo Azorín, el conde de Almaráz, la Condesa de Zubiría, los Condes de Valdel-Aguila, los marqueses de Yanduri, Monsieur Skybak (encargado de Negocios de Noruega), Sta. Concepción Heredia (dama particular de S.M. el Rey), el fotógrafo Néstor Basualdo, etc.

Las guerras aguan las ideas de crecimiento

En el año 1936, iniciada la guerra civil, el ejército republicano incauta los edificios del balneario de Molinar, donde serán internados los presos políticos. Posteriormente se destina el balneario como hospital de sangre. Posee capacidad para 165 camas y una flota de ambulancias, coches ligeros y mulos para evacuar los heridos.

La dureza de las guerras de un Balneario centenario

En 1938, tras la ocupación de Carranza por el ejército nacional, éste destinará los edificios del balneario a campo de prisioneros.

En 1940, la Dirección General de Seguridad y Exteriores ocupa el balneario para utilizarlo como campo de refugiados. Hasta 1944, bajo vigilancia,  acogerá a civiles y militares que, a través de Portugal y Gibraltar, pretendían llegar a Londres o al Norte de África para incorporarse al ejército aliado.

En los meses de octubre y diciembre de 1944, procedentes de Miranda de Ebro, serán trasladados al balneario (tomado por el Gobierno como Campo de Internamiento) un grupo de 500 aduaneros alemanes, mayores de 40 años.

Personal de las guarniciones de la frontera pirenaica que, tras el desembarco aliado en Niza y la liberación de Marsella, Lyon y Toulon. Habían recibido órdenes de sus superiores de pasar a España. En el balneario permanecerán internados en régimen de libertad vigilada hasta enero de 1946. Ese año serían trasladados nuevamente a Miranda de Ebro para salir repatriados hacia Berlín en la primera semana de febrero de 1946.

La llegada de las aguas benditas más religiosas

Un evento importante dentro de la historia de un Balneario centenario: A finales de los años 40 llegan a Carranza sacerdotes de la Sociedad del Apostolado Católico (P.P.Palotino) para ocupar los edificios del balneario. Son cedidos  por Carmen de la Quadra Salcedo (viuda de Ramón Bergé Guardamino) como mayor partícipe de la sociedad de Las Termas de Molinar.

En el año 1952 fundan el Colegio del Sagrado Corazón de Jesús, para jóvenes vocaciones, iniciando las clases el 6 de octubre con quince alumnos. Colegio que mantendrá su actividad hasta el año 1957, época en la que, puesto en venta el Balneario, los P.P. Palotinos marchan de Carranza.

Los P.P. Palotinos regresan nuevamente a Carranza en 1960, adquiriendo en propiedad el balneario, para retomar la labor educativa. Crean un Colegio Comarcal y años después, en 1964, imparten estudios de filosofía a los jóvenes novicios que deseaban entrar en la Comunidad. Entre los años 1967 y 1976 se establece como Escuela-Hogar.

Balneario Casa Pallotti – Termas de Molinar, hoy

A día de hoy, Balneario Casa Pallotti está recuperando el esplendor de entonces, poco a poco, y volviendo a ser un referente en la zona norte como un Balneario de calidad y con un gran servicio y producto.

Reconstruyendo la historia de un Balneario centenario

Seguimos trabajando en buscar reverdecer viejos laureles, ahora nos dedicamos a que vuestra boda sea increíble, tu experiencia termal, un alojamiento fantástico o unas Navidades en Familia.

>>Mira nuestras redes>>

El poder de un Balneario

El poder de un Balneario

Un Balneario es un lugar con aguas medicinales a disposición de las personas que buscan sanación, relajación y bienestar físico y mental. Somos Balneario Casa Pallotti y cuidamos de ti.

Desde las antiguas Termas Romanas se ha considerado a los Balnearios lugares de culto. Las propiedades de las aguas en materia médica, no han pasado nunca desapercibidas. Por otro lado, con el tiempo, se ha ido adaptando la idea a algo más cercano al disfrute en pareja y relajación, debido a la vida tan estresante que la sociedad de hoy en día lleva.

Balneario como terapia

Muchas voces privilegiadas han realizado estudios acerca de la idoneidad de una terapia de balneario para prevenir dolencias físicas y aliviar otras de carácter mental. Lo cierto es que unas aguas no pueden ser curativas, aunque sí poseer la capacidad de mitigar determinadas dolencias que la medicina no consigue.

Balneario Casa Pallotti

Balneario Casa Pallotti, cuenta con unas aguas cloruro sódicas bicarbonatadas, cálcicas y de mineralización débil, geniales para tratar reumatismos y problemas del sistema nervioso. Esto se debe a que son aguas antiinflamatorias y sedantes. Además, cuenta con otras indicaciones terapéuticas relacionadas con el aparato locomotor, respiratorio, digestivo, cardiovascular y rehabilitación funcional.

>>Para muestra un botón

Aguas mineromedicinales que curan

Por si fuera poco, los estudios médicos, son los que hacen fuerte el planteamiento de un Balneario como terapia. Existen planes terapéuticos con el apoyo de la medicina de cara a poder ofrecer un tratamiento completo que cure, en algunos casos, y alivie en otros. Estos planes personalizados de balneoterapia y descanso, influyen en la parte física, siendo los avances muy notables si se mantienen durante un tiempo.

Por ello, se plantean durante un mínimo de una semana completa y se extienden hasta las cuatro semanas completas. Sin duda, el control médico es una parte esencial para poder prescribir las terapias concretas.

Profesionales y terapeutas adecuados

Por otro lado, los equipos de fisioterapeutas y masajistas, cobran una notable importancia en estos planes. También es posible facilitar una terapia sin apoyo médico, con la aportación del citado equipo de profesionales en balneoterapia y masajes. El tratamiento corporal es una de las claves, pero se necesitan las aguas adecuadas.

Además, parece obvio que la experiencia y el conocimiento en la materia sean puntos extras a la hora de poder aportar unos tratamientos más eficaces. Es Balneario Casa Pallotti una referencia en la zona norte.

Balneario como lugar de vacaciones

La sociedad actual avanza a una velocidad endiablada, la globalización nos empuja. Esto da pie, por un lado, a situaciones sumamente geniales y, por otro lado, a grandes catástrofes como este año 2020 al completo. Necesitamos descansar, necesitamos vivir mejor y disfrutar de los pequeños placeres de la vida. Crece el culto al cuerpo y crece la demanda de Balnearios como lugares vacacionales.

Bodas Balneario Casa Pallotti

Por un lado, y más hoy en día, con todo lo que estamos pasando, necesitamos desconectar de todo lo malo, volver a vivir. Buscamos un lugar seguro, tranquilo y natural. La idea de conseguir todos estos puntos y no muy lejos de casa, combinando la montaña y la cercanía del mar. El factor de contar con grandes espacios naturales, en un denso valle lleno de vegetación y frescura.

Las aguas termales como valor añadido

Todo este conjunto, con el valor añadido de unas aguas termales sanadoras… Son una bendición. Por otro lado, queremos volver a sentir, volver a ser lo que fuimos, dando más valor a ciertos instantes. Queremos vivir la vida, y esta vez de verdad.

Además, sabemos que una pareja busca un lugar romántico, atractivo y en un entorno natural, donde poder disfrutar de su tiempo. Del mismo modo, una familia busca esto mismo pero con la confianza de que sus pequeños puedan correr y brincar sin riesgo alguno. Unas aguas relajantes, con una prescripción médica y fisioterapéutica, tan recomendables que logren que todo los problemas se eliminen y fluya lo importante. Balneario Casa Pallotti es el lugar que junta todo esto.

Balneario como evasión mental

Por último, sabemos que un Balneario puede ser ese nexo de unión perfecto entre lo terrenal y lo divino. Entre lo físico y lo mental. Entre el ego y el ser. Múltiples modos de distinguir ambas partes que constituyen una sola, la persona. Realizar un retiro de meditación, yoga o crecimiento personal, aprovechando la fuerza y la energía de las aguas de un Balneario, dan lugar a una fantástica mezcla.

Tal y como escribía Donald Winnicott, la unidad psique-soma es la forma que define a la estructura unitaria del sujeto. Es decir, el alojamiento o la residencia de la psique en el cuerpo. La piel ejerce de membrana limitante real del cuerpo y metafórica de la psique. Somos seres íntegros y completos, con dos partes definidas. En un Balneario tratamos ambas. Hemos comenzado este artículo hablando de la parte física para irnos más y más a la parte emocional.

El agua y las emociones

La nota culminante del bienestar físico es sentirte bien con tu cuerpo, sin molestias y sin dolores. Por otro lado, el fin último de la parte emocional reside en sentirte bien por dentro. La mente debe descansar, sanarse y revitalizarse. Unas aguas como las de Balneario Casa Pallotti, harán ese trabajo extra de cara a poder vivir bien, vivir completo.

Un retiro de yoga, meditación o crecimiento personal, en el lugar adecuado es un retiro perfecto. Un entorno idílico y una alimentación rica y variada, dan ese extra que todos buscamos. Un curso completo y sin fisuras, dará pie a que los asistentes quieran repetir antes de marchar.

Finalmente, el hecho de poder contar con el apoyo de un lugar contrastado y experimentado en la materia, además de unas aguas únicas, pondrán la guinda. Balneario Casa Pallotti hace que tu retiro sea coser y cantar. Solo tendrás que preocuparte de no hacerlo.

El saber hacer de un buen equipo profesional

Para terminar, señalar que, desde Balneario Casa Pallotti, simplemente buscamos que nuestros clientes disfruten. Queremos que, por una parte, no piensen en sus quehaceres habituales y se preocupen de qué masaje o circuito realizar, qué ruta de senderismo o bicicleta seguir, qué pueblo o atractivo turístico cercano visitar.

En fin, en nada relevante, de eso nos encargamos nosotros. Si, además, podemos brindarles unas aguas que les “den años de vida”, hacemos una estancia completamente redonda.

Por todo esto y por más que tienes que vivir tú, en persona… Balneario Casa Pallotti, la tradición por lo que de verdad importa.

Entra a conocer las terapias y los servicios de nuestro balneario:

>>Masajes y Circuitos