Balneario Termas de Molinar

| Aguas mineromedicinales y terapeúticas |

Balneario Termas del Molinar

| Aguas mineromedicinales y terapeúticas |

Bienvenidos a la Medicina Termal

Nos complace dar la bienvenida a nuestros huéspedes, porque son la esencia de nuestro balneario: Esperamos disfruten de nuestro balneario, puesto que nuestro objetivo reside en lograr la felicidad de nuestro bien más preciado… USTEDES.

Propiedades de nuestras aguas

Declaradas de Utilidad Pública desde 1843, estas aguas brotan de nuestro manantial a una temperatura constante cercana a los 30ºC.

Aguas cloruro sódicas bicarbonatadas, cálcicas de mineralización débil. Recomendadas para tratamiento de reumatismos y problemas del sistema nervioso por ser antiinflamatorias y sedantes.

Indicaciones Terapeúticas más Destacadas

  • Aparato locomotor.
  • Rehabilitación funcional.
  • Aparato respiratorio.
  • Aparato digestivo.
  • Aparato cardiovascular.
  • Alteraciones del sistema nervioso.
  • Afecciones renales.

Instalaciones hidrotermales

  • Piscina cubierta y Cabinas con Bañeras mineromedicinales (Gratuitas para huéspedes).
  • Masaje o ducha Vichy.
  • Ducha Circular.
  • Ducha Bitérmica.
  • Baños de Vapor.
  • Chorro Jet.
  • Sala de Inhaladores.
  • Técnicas complementarias:
    Masajes (parcial, general, “Termas de Molinar”, chocolaterapia, cerezaterapia)
    Fangoterapia y Envolturas.

Relájate con nuestros circuitos termales

| Descárgate nuestro dossier completo de tratamientos y circuitos  |

Masajes

Disfruta de un masaje relajante o terapeútico con nuestros masajistas cualificados.

Tratamientos faciales

Cuídate y regálate uno de nuestros tratamientos de belleza personalizados.

Balneoterapia

Realiza uno de nuestros circuitos termales terapeúticos o simplemente para relajarte.

Testimonios

Qué dicen de nosotros

«Un lugar fantástico donde conectar con la naturaleza y un agua excelente. Comida casera muy buena también!!»

Jose Luis Eraña

«Hermoso paisaje, me encanta esa zona. Muy buen servicio, atentos y agradables. Calidad, precio. Perfecto.»

Celin Garcia Gomez

«Excelentes instalaciones. Además se encuentra ubicado en una zona estupenda para realizar actividades al aire libre. La comida que preparan de diez! Sin duda, muy recomendable.»

Alejandro Vicinay Estrade

Historia y orígenes del balneario

«… La situación de este balneario es admirable, divisándose desde el espléndido panorama, estando dotado de gran confort, lo cual hace que, unido a la bondad de sus aguas, que están clasificadas entre clorurado-sódicas, variedad bicarbonatadas radioactivas, aumente cada año su ya numerosa clientela.»

| Periódico «La Época» año 1913 |

Se desconoce el uso antiguo de las aguas del Balneario de Molinar. Sin embargo, en los albores del siglo XVIII ya aparece documentado un vetusto paraje, conocido como “Fumala”, ubicado a corta distancia de donde brotaban las aguas. Topónimo posiblemente relacionado con los vapores que emanaban de las aguas del río en el lugar.

Los cronistas del siglo XIX se hacen eco del hallazgo de los manantiales termales a finales del siglo anterior. Los manantiales eran varios, situados todos ellos en el lugar de Bosobrón, en la margen izquierda del río Mayor. Los más caudalosos distaban 6 pies uno de otro, dando 145 libras de agua por minuto. Había también otros abundantes a las distancias de 12, 16 y 20 pies de los anteriores.

En el año 1798, por encargo de la Junta y Regimiento del Valle, se hace entrega de unas botellas de agua al Dr. Gutiérrez Bueno, quien llevará a cabo el primer análisis químico de las mismas. Asimismo, se proyecta la construcción de unos pequeños alberges para los bañistas y un puente de piedra sobre el cauce del río para acceder a los mismos.

A lo largo de las primeras décadas del siglo XIX varios fueron los intentos de construcción de una casa de baños, siendo desbaratados todos ellos por las numerosas crecidas de las aguas del río Mayor. En el año 1930, el ayuntamiento y la diputación del señorío de Vizcaya, ante el lamentable estado de abandono que presentaban los baños, encargan un nuevo análisis de las aguas al licenciado en farmacia D. Juan Higinio de Arenaza y proyectan la construcción de un edificio balneario. Los conflictos políticos de la época y el estallido de la primera guerra carlista malograron el proyecto.

En el año 1845 el ayuntamiento cede a Rafael Guardamino –natural del barrio de Ranero- la propiedad de los manantiales y parte del terreno inmediato a los mismos. Éste, primero en sociedad con otros acaudalados carranzanos residentes en Madrid, y posteriormente como único propietario, acomete la construcción de un balneario. Inicialmente se procedió al desvío del cauce del río Mayor, construyendo en un breve espacio de tiempo un sólido malecón para preservar los manantiales y el edificio de las impetuosas crecidas del río.

Balneario Casa Pallotti, “La tradición por lo que de verdad importa”, y precisamente, lo que más nos importa es su descanso y comodidad. Esperamos disfruten de su estancia.